Av. San Adrián, 10 Lonja 1ª izda. 48003 Bilbao - Vizcaya

El ascensor: Siempre a punto

25 de Octubre de 2016

El mantenimiento de los ascensores ha de hacerse correctamente en tiempo y forma, es decir, tienen que realizarse las labores de mantenimiento necesarias en el tiempo requerido y con la periodicidad establecida por la ley, y alertar en caso de que algo falle a la comunidad de propietarios.
Un mantenimiento ideal de ascensores ha de seguir los siguientes puntos, además de otros que se consideren necesarios en su momento:
-Revisiones mensuales, trimestrales o cuatrimestrales.
-Revisiones en base a la marca, modelo y vida útil del ascensor.
-Reparación de averías y sustitución de piezas desgastadas por uso o tiempo de vida útil de las mismas.
-Realización de modificaciones a que obligue la Administración Pública para aumentar la seguridad de los aparatos.
-Inspecciones por parte del órgano territorial competente de Administración Pública o entidades colaboradoras OCA ( cada 2,4 o 6 años).
Siempre se deben de tener en cuenta las condiciones del edificio, ascensor y uso del mismo, contando con una buena empresa de mantenimiento y comprobando que todos los trabajos se llevan a cabo correctamente, sin permitir que se pasen cosas por alto por querer ahorrar dinero a corto plazo.
Los puntos que se revisan en un buen mantenimiento de ascensores son:
-Cada mes: Los aspectos básicos como son la alarma, parada, arranque, nivelación, apertura y cierre de puertas de la cabina, componentes de la cabina y señalización de las puertas de pisos.
-Cada tres meses: Se revisa el freno, se limpia el foso, la pisadera de las puertas y el cuarto de máquinas y se controla el nivel de aceite de motores y máquina. 
-Cada seis meses: Se controla el operador, la luz de emergencia y el estado de patinaje y tensión de cables. Además, se limpian y revisan las puertas de cabina, cuadros y protecciones.
-Cada año: Se revisa el estado de los amarres de la cabina, amarres de contrapeso, los del lado pedestal, paracaídas y articulaciones, la tensión y el estado de los cables, la polea, los impulsores y detectores, los finales y conmutadores, la renivelación, las rodaderas y rozaderas de cabina, las fijaciones y el aislamiento de cabina y todo cuanto sea necesario. Así mismo, se limpia el estado del cabezal, el techo y los bajos de cabina, el limitador, las rozaderas de contrapeso y el refrigerador

Contando con una buena empresa de mantenimiento preventivo de ascensores no hay porque preocuparse de nada, ya que ésta se encarga de todo. En cualquier caso, es importante asegurarse que todo está correctamente y avisar en caso de que se detecte alguna anomalía antes de que ésta se convierta en algo más grave.