Av. San Adrián, 10 Lonja 1ª izda. 48003 Bilbao - Vizcaya

NO a la violencia contra las mujeres

25 de Noviembre de 2016

Desde AIDURU, S.L.U. queremos denunciar y condenar cualquier tipo de violencia que se ejerce sobre la mujer: el maltrato físico, que deja marca y duele, que humilla y somete; el abuso verbal y maltrato psicológico, que destruye, anula y aniquila la individualidad de la mujer; y el maltrato sexual, que cosifica y denigra.
  
Queremos proclamar que la sociedad no puede ni debe tolerar ni una muerte ni una agresión más.

Queremos proclamar que la sociedad no puede justificar ni proteger a los hombres que agreden, insultan, humillan, acosan y asesinan.

Queremos proclamar que ninguna mujer merece ser maltratada, y que nada justifica al hombre que emplea la violencia para doblegarla y someterla con el único fin de perpetuar el machismo.

Queremos pedir: que las instituciones responsables articulen todos los recursos a su alcance para luchar contra esta lacra social, remando todas en la misma dirección.
 
Que las mujeres tengan una respuesta inmediata y efectiva cuando piden ayuda, garantizando su seguridad y propiciando su bienestar y el de sus hijos e hijas, articulando programas de atención integrales que les ayuden a recuperar una vida digna y libre de violencia.

Que las instituciones mantengan la vigilancia y la atención a las mujeres una vez abandonados los recursos de acogida para que ellas y sus hijos se sientan protegidas y acompañadas en su proceso de vida independiente y autónoma.

Que se redoblen los esfuerzos para atender las necesidades especiales de mujeres víctimas de violencia de género: mujeres con discapacidad que por su situación necesitan un mayor apoyo y tutela, adaptando los recursos a sus especificidades; mujeres inmigrantes que son doblemente victimizadas y que lejos de los suyos se encuentran en una mayor situación de indefensión; mujeres jóvenes que la crudeza de la violencia golpea en una personalidad no conformada y que a veces se minimiza el alcance de su sufrimiento.

También queremos pedir de forma especial que se doten de todos los recursos y todas las instituciones se coordinen para atender a los menores que son víctimas de violencia de género, poniendo en marcha programas educativos y de atención psicológica especializada y específicos. Muchos niños y niñas la sufren a diario en su propio hogar, tenemos que protegerles.

En esta época convulsa y de crisis que nos está tocando vivir necesitamos seguir promoviendo medidas que fomenten la igualdad entre hombres y mujeres, la necesidad de convivir en todos los entornos sin violencia, estableciendo mecanismos pacíficos de mediación para la resolución de conflictos, esto se consigue desde la educación, desde los medios de comunicación y desde la familia.

Finalmente agradecemos el trabajo de todas las instituciones implicadas en la atención y prevención de la violencia de género. Aún así, parece no ser suficiente el esfuerzo realizado para impedir la muerte y el maltrato. Y es que es tarea de toda la sociedad, de cada una de las personas que la integramos concienciarnos contra la violencia y actuar contra ella.