Av. San Adrián, 10 Lonja 1ª izda. 48003 Bilbao - Vizcaya

Quiero alquilar mi vivienda, ¿Qué pasos debo seguir?

28 de Julio de 2017

Antes de alquilar una casa vacía surgen muchas preguntas: ¿Por cuánto la puedo alquilar?, ¿Y si el inquilino no paga?, ¿Qué tendré que pagar a Hacienda? Y un largo etcétera.

Te contamos todos los pasos que debes seguir para que alquiles tu casa o piso vacío con las máximas garantías.



Ventajas de alquilar una vivienda vacía

Antes que nada, si estás indeciso o indecisa te recordamos algunas de las ventajas de alquilar una vivienda vacía:

·   Posibilidad de rentabilizar la inversión

·   Ayuda al pago de la hipoteca (si la hay) y a amortizar costes fijos como el IBI, la comunidad o el mantenimiento de suministros

Por el contrario, el miedo de que el inquilino no cumpla con los pagos y vandalice el inmueble puede subsanarse contratando un seguro de alquiler como el que ofrece AIDURU.

Además, hay otras precauciones en el momento de escoger al inquilino y formalizar el contrato de alquiler. ¡Conócelas!



¿Cómo escoger al mejor inquilino?

Aunque decidas alquilar tu piso a través de una inmobiliaria, no está de más que revises los siguientes puntos con el fin de escoger al mejor inquilino para tu inmueble.

·   El inquilino presenta un contrato de trabajo fijo y el alquiler no supera el 30% de su salario mensual neto.

·   El inquilino no figura en ninguna lista pública de morosos. Puedes encontrar más información en la página de Asnef (Servicio Nacional de Información sobre los Ficheros de Morosos).

·   El inquilino presenta además un aval personal o bancario.

·   El inquilino viene recomendado por algún pariente o conocido.

Muchos propietarios prefieren ganar algo menos al mes y a cambio tener a alguien de confianza como inquilino. También puedes plantearte unirte a algún programa público de incentivación de alquiler (entidades públicas como algunos Ayuntamientos y Gobierno Vasco  se comprometen a mediar entre inquilinos y propietarios a cambio de que se cumplan una serie de garantías).

No dudes tampoco en pedir varios meses de fianza. Lo más habitual son dos meses, pero puedes valorar la necesidad de pedir algunos más.



Alquilar un piso por inmobiliaria

Habitualmente, los gastos de los honorarios de la agencia corren a cargo del inquilino por lo que muchos propietarios eligen esta opción para contar con apoyo profesional en todos los trámites de alquilar un piso y evitarse las molestias de tener que enseñar el piso.

Si es tu caso, revisa que los inquilinos que te propongan se ajusten a tus condiciones y, si no estás convencido/a, solicita una reunión con los candidatos para acabar de elegir según la impresión que te den en persona.



¿Cuánto pedir por el piso?

El mejor consejo para saber cuánto pedir por el piso es hacer un estudio de mercado en la zona y luego pedir consejo a un profesional. Siempre puedes empezar por pedir más y luego ir bajando.

Antes de poner precio también es aconsejable hacer cuentas de los gastos que como propietario tendrás que seguir pagando para saber qué beneficios te quedarán exactamente después de impuestos, el pago de la comunidad de vecinos, el seguro, el arreglo de desperfectos que tengas que cubrir como propietario, etc.



¿Cuánto has de pagar a Hacienda si alquilas un piso?

Al contrario de lo que se piensa, alquilar un piso no siempre es sinónimo de pagar muchos impuestos.

Especialmente te interesará la reducción de hasta el 60% de los beneficios si tu inquilino vive en tu piso de forma habitual (incluyendo los estudiantes que de junio a agosto pueden estar viviendo en otro sitio).

¿Cómo se calculan los impuestos a pagar?

Para saber lo que tendrás que pagar a Hacienda por alquilar un piso multiplica la mensualidad percibida por 12 y resta luego todos los gastos (IBI, impuestos de basuras, cuota del seguro, intereses bancarios, amortización del inmueble, gastos de suministros, etc).

A la cifra resultante, quítale también el 60% si el piso alquilado es la primera residencia de tu inquilino.

Y eso es lo que tendrás que sumar a tus ingresos anuales y de lo que tendrás que pagar la cifra correspondiente.

Por ejemplo: Si alquilas un piso por 1.000 euros al mes, al año tienes unos ingresos de 12.000 euros. Menos unos hipotéticos gastos de 3.000 euros quedan 9.000 euros, menos el 60%, son 3.600 euros que Hacienda entiende que has tenido como beneficios netos y que tendrás que tributar.

Así que de media, si fueras el propietario del piso de este ejemplo, tendrías que pagar entre 700 y 1.500 según tus ingresos.

Te aconsejamos que acudas a tu oficina de Hacienda más cercana para una información más a medida.



¿Durante cuánto tiempo has de tener el piso alquilado?

Las últimas modificaciones en la normativa competente reducen de 5 a 3 los años mínimos de vigencia del contrato.

Antes de este periodo sólo podrás recuperar el piso si lo necesitas como primera vivienda para ti o para un familiar de primer grado o de un ex cónyuge tras el divorcio.